Clases de separación

Normalmente, cuando una pareja tiene problemas, es recomendable que se den un tiempo. El paso previo al divorcio, aunque no obligatorio, es la separación. Pero existen varias formas de proceder a esta separación. Si quiere saber cuál es su opción y cómo solicitarla, no dude en visitar nuestro despacho de abogados en Sevilla. Esto es lo que podemos adelantarle.

La separación consensual: convenida o consentida, de carácter negocial y judicialmente homologada. El juez permanece neutral, y sólo interviene cuando a instancias del Ministerio Fiscal se aprecie la existencia de acuerdos o la falta de ellos que afecten de forma grave a los hijos menores. La actuación y la resolución judiciales son de mera comprobación de los requisitos exigidos y de pura homologación de la decisión consentida de separación, por lo que el juez no entra en el fondo del asunto.

La separación judicial: circunstancial en su previsión legal y judicialmente decretada, conocida como separación legal. Es la separación decretada judicialmente a petición de uno sólo de los cónyuges, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio.


La separación de hecho
. Se contrapone a la separación judicialmente establecida y supone la intención de hacer cesar, por decisión unilateral o por acuerdo bilateral de los esposos, la convivencia conyugal de manera definitiva o, al menos, indefinida y de modo no transitorio o circunstancial. Habitualmente la separación de hecho es la antesala de una separación legal o de un divorcio. La separación de hecho unilateralmente impuesta o provocada viene a configurar, cuando va unida al incumplimiento de los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad o al matrimonio, el delito de abandono de familia, penalmente sancionado. La situación de separación de hecho acaba, además de cuando se disuelve el matrimonio, por su transformación en separación convencional homologada o judicial, así como por la reconciliación de los cónyuges.