ADOPCIÓN Y ACOGIMIENTO. DIFERENCIAS

ADOPCIÓN Y ACOGIMIENTO. DIFERENCIAS
En Derecho existen dos conceptos bastante parecidos que a menudo plantean algunas dudas. Aquí nos referimos en concreto a las situaciones de adopción y acogimiento. ¿Sabe cuáles son sus características?

Una adopción es la inclusión legal de un niño en una familia, de forma que pasa a ser parte de ella. Tiene carácter definitivo, es decir, que una vez que se crea el vínculo entre adoptante y adoptado este no se puede romper. La adopción se puede hacer por la vía nacional o por la internacional. En ambos casos la situación del niño es la misma que acabamos de explicar, sin haber ninguna diferencia.

Por su parte, el acogimiento es otra de las figuras que, junto con la adopción, regula el Código Civil. En este caso la característica principal es que el niño no es legalmente un miembro de la familia. El acogimiento se puede llevar a cabo de dos formas:
-De manera residencial. Se trata de la situación en la que un niño es acogido por un Centro, de ahí su nombre. El responsable será el director de Dicho Centro.
-De manera familiar. En este caso el niño queda al cuidado de una familia concreta. A su vez, existen diferentes variantes de esta modalidad: el acogimiento de urgencia, el temporal, y el permanente.

Todas las personas que deseen adoptar o acoger a un menor deben pasar antes por un procedimiento previo. Durante este proceso se comprobará que reúnan las condiciones adecuadas para el cuidado, la protección y el desarrollo del niño.

Si usted está pensando en llevar a cabo cualquier de estas dos opciones le invitamos a ponerse en contacto con nosotros. Nuestro Despacho en Sevilla, especializado en Derecho de familia, le asistirá y resolverá todas sus dudas. Sólo tiene que ponerse en contacto a través de nuestro teléfono o mediante nuestra págia web.